Noticias
Consejos
¿Aceptar la herencia o renunciar a ella?

¿Aceptar la herencia o renunciar a ella?

 

Cuando una persona fallece, sus herederos han de decidir si aceptan su herencia o la rechazan (es lo que se llama repudiación).

 

La aceptación puede ser expresa o tácita.

Es tácita si el heredero realiza actos o negocios que no tendría derecho a hacer si no hubiera aceptado la herencia, por ejemplo, firmar un contrato de arrendamiento de un piso que era del fallecido. Es expresa, la más habitual, si lo hace “expresamente” ante notario.

 

La renuncia por el contrario nunca es tácita, ha de ser expresa y ante notario.

 

Ambas, aceptación y repudiación, son irrevocables, una vez que se otorgan ya no se puede cambiar de opinión.

 

La herencia se puede aceptar de dos maneras distintas: pura y simplemente (el heredero se compromete a pagar todas las deudas y compromisos del fallecido), o a beneficio de inventario.

 

Es importante tener en cuenta que con la aceptación a beneficio de inventario el heredero solamente responde de las deudas con el patrimonio que herede, nunca con sus propios bienes. Esta opción puede resultar mucho más beneficiosa al heredero que la renuncia a ella.

 

El número de renuncias a herencias se incrementó un 209% entre el 2007 el 2014. Antes de proceder a la renuncia a una herencia, es aconsejable realizar un estudio previo en aras a estudiar la mayor conveniencia de la aceptación a beneficio de inventario. Si desea más información al respecto, contacte con nosotros. Le ayudaremos a realizar un estudio previo para que pueda elegir la opción más beneficiosa sin causar perjuicio a su patrimonio personal.

Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario