Alerta: 7 facturas especiales a tener en cuenta para su correcta contabilización y liquidación de impuestos.

A modo aclaratorio hemos llevado a cabo una lista de las 7 facturas especiales más comunes y las que más controversias generan con la intención de facilitar su adaptación a los requisitos especificados en el reglamento de facturación y evitar cualquier error que se pueda trasladar a los modelos tributarios.

Además, ahora hay que llevar más cuidado puesto que con la implantación del SII se reducen los márgenes de tiempo, obligando a las empresas a la gestión de sus facturas con la máxima eficiencia.

A continuación, os facilitamos un resumen de las mismas:

FACTURAS POR REPARACIÓN DE VEHÍCULOS SINIESTRADOS CUBIERTOS POR UNA PÓLIZA DE SEGUROS

Este tipo de facturas genera confusión a la hora de identificar quién es el destinatario de la factura, porque este podría ser la compañía aseguradora que paga toda la factura, o una parte de ella, si existe una franquicia en la póliza de seguro, o el propietario del vehículo. Según la Agencia Tributaria en su consulta vinculante V1948/2009, de 4 de septiembre:

"El destinatario de la reparación será la persona que así resulte de los pactos entre las partes, es decir, entre la compañía aseguradora y el tomador del seguro. De tal manera, que, si de acuerdo con tales pactos el destinatario de la reparación fuese la empresa aseguradora, el empresario que efectúa la reparación (taller) estará obligado a repercutir el impuesto a la citada empresa; en otro caso, la repercusión se hará al asegurado o persona destinataria real de la reparación".

Finalmente concluimos que, dependiendo de la compañía de seguros, en unos casos las facturas se emitirán a las compañías aseguradoras y en otros a particulares o empresas.

FACTURAS DE ANTICIPO

La mayoría de las empresas no suelen ingresar el IVA de los anticipos recibidos por sus clientes, porque creen erróneamente que lo facturarán cuando se emita factura. Pero lo cierto es que esto a la larga puede generar problemas, como viene reflejado en la Ley 37/1992 del IVA, art. 75.dos, que regula el devengo de los anticipos:

“No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, en las operaciones sujetas a gravamen que originen pagos anticipados anteriores a la realización del hecho imponible el impuesto se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos”.

Por ello ante esta aclaración, cuando se recibe un anticipo, se debe emitir una factura, en la que debe ir desglosado el IVA, porque cuando se formalice la venta, en la nueva factura, se descontaran los anticipos recibidos, reflejándose solo el IVA pendiente de facturar.

No obstante, no hay que confundir una provisión de fondos y un anticipo. Las provisiones son cantidades de dinero recibidas del cliente antes de la prestación del servicio, el adelanto de los servicios ya contratados o la venta pactada en el anticipo.

Es decir, si la provisión de fondos se utiliza para el pago de honorarios, se considera un anticipo y como tal estará sujeto a IVA.

FACTURAS DE AUTOCONSUMO

Hay que tener en cuenta que el autoconsumo de bienes y servicios está sujeto al IVA, cuando el IVA soportado en la adquisición del bien objeto de autoconsumo hubiera resultado deducible, al menos parcialmente, y siempre que el bien o derecho se encuentre afecto o integrado en el patrimonio empresarial del sujeto pasivo. La ley busca de esta manera la neutralidad del impuesto, de manera que se repercutan por lo menos las cuotas soportadas.

FACTURAS INTRACOMUNITARIAS

Es importante conocer la normativa aplicable en materia de IVA intracomunitario y facturación, así como la obligatoriedad de registrarse en Hacienda (Censo VIES o registro de operaciones intracomunitarias (ROI)), el funcionamiento práctico y las declaraciones a presentar, como el modelo 349.

Lo más importante es:

  • La exportación o venta de bienes o mercancías que se transportan desde España a otros países de la UE, las llamadas “entregas intracomunitarias”, están exentas de IVA, por lo que no es necesario repercutir ningún IVA en la factura.
  • La prestación o venta de servicios a clientes de otros países de la UE no está sujeta al IVA ya que no se localiza en el territorio de aplicación del impuesto, por lo que tampoco es necesario repercutir ningún IVA en la factura.
  • La importación o compra de bienes o mercancías de otros países de la UE, así como la prestación o compra de servicios, las llamadas “adquisiciones intracomunitarias”, sí que están sujetas al IVA, pero mediante un mecanismo de “autoliquidación” por el cual se contabiliza la operación como mayor IVA soportado e IVA repercutido.

Atención, no olvides que cuando la venta sea a particulares que sean consumidores finales, se considera que la venta tributa en el país de origen, es decir, que debes incluir el IVA correspondiente en tus facturas.

FACTURAS CON INVERSIÓN DEL SUJETO PASIVO

Hay que tener muy presente que ante este tipo de factura debemos detallar específicamente su tipo con la coletilla, “Sujeto Pasivo del impuesto el destinatario de la operación”.

FACTURAS Y MINUTAS DE PROFESIONALES

En las facturas y minutas de los profesionales se debe incluir una retención, que el destinatario debe contabilizar en la cuenta contable "4751 Hacienda Pública, acreedora por retenciones practicadas" e incluir dichos importes en la liquidación del modelo 111.

Esta retención que se aplica en la factura emitida es del 15% para autónomos que desarrollen actividades profesionales incluidas en las secciones segunda y tercera del IAE; en el caso de nuevos autónomos profesionales la retención se puede reducir al 7% durante los tres primeros años de actividad siempre que lo comuniquen formalmente a sus clientes reflejando sus datos identificativos, la fecha de alta de actividad y el tiempo de aplicación de la retención reducida. Porque de no hacerlo así, la retención será del 15% a cuenta del IRPF como lo indica la Dirección General de Tributos.

FACTURACIÓN DE BIENES USADOS, OBJETOS DE ARTE, ANTIGÜEDADES Y OBJETOS DE COLECCIÓN EN LOS QUE SE APLIQUE EL “REBU”

En las facturas que expidan los sujetos pasivos revendedores por las entregas sometidas al régimen especial de bienes usados (REBU), no se podrá consignar separadamente la cuota del IVA repercutida, debiendo entenderse comprendida en el precio total de la operación, debiéndose mencionar que se aplica el régimen especial de bienes usados.

El régimen especial de bienes usados se caracteriza por una forma especial de determinar la base imponible para calcular el IVA devengado en cada autoliquidación, para lo cual existen dos sistemas:

  1. El régimen especial a sus entregas, de manera que en las transmisiones repercutirá el IVA, aplicando el tipo impositivo correspondiente, sobre una base imponible, que será el margen de beneficio obtenido en cada operación, sin incluir el IVA, de manera que el IVA soportado en las adquisiciones de los bienes revendidos no es deducible, sin perjuicio de la deducción de las restantes cuotas soportadas en el ejercicio de su actividad (teléfono, alquileres, etc.). Se aplicaría la siguiente fórmula:  

       Margen de beneficio = Precio de venta (IVA incluido) – Precio de compra (IVA incluido)

                           BI = Margen de beneficio x 100 / (100 + tipo impositivo aplicable)

  1. El régimen general del impuesto, sin necesidad de comunicación expresa a la Administración tributaria.


Finalmente, ante cualquier duda o consulta que os surja en relación con cualquiera de ellas en Grupo HOB, estamos a vuestra entera disposición para resolver todas y cada una de ellas.

Fuente de la noticia: https://www.fiscal-impuestos.com/7-tipos-especiales-facturas-interesa-conocer-correcta-contabilizacion-liquidacion-impuestos.html

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/

Share this post