Autónomos: resumen de las diversas opciones disponibles para mejorar tu pensión.

La cotización en el régimen de autónomos suele realizarse sobre bases bajas, lo que conlleva unas pensiones de jubilación bajas.

No obstante, a modo de compensación existen diversas formas para poder complementar y finalmente poder conseguir una buena pensión de jubilación.

A continuación, os dejamos un resumen de las mismas:

1. VENTA E INVERSIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL

Actualmente son muchos los matrimonios de jubilados que, a pesar de tener ingresos relativamente bajos, disponen de una vivienda en propiedad con un valor de mercado alto, esto puede serles útil para completar la pensión de jubilación de manera sencilla y con unos costes fiscales ajustados:

  • Si los titulares son mayores de 65 años y la vivienda transmitida ha constituido su vivienda habitual, no tendrán que pagar ni un euro de IRPF por la ganancia que obtengan en la venta [LIRPF, art. 33.4.b]. Sólo tendrán que asumir el coste de la plusvalía municipal.
  • El dinero sobrante tras la adquisición de una nueva vivienda puede invertirse en un fondo de inversión, del cual pueden realizarse reintegros periódicos (vendiendo participaciones) con una fiscalidad ajustada.

No obstante, hay que tener en cuenta que, si uno de los dos propietarios no tiene alcanzados los 65 años, la mitad de la ganancia obtenida por la venta sí que tributará. Por lo que más recomendable esperar a que ambos cumplan la edad estipulada ya que de esta manera podrán vender la vivienda sin ningún coste fiscal.

2.  HIPOTECA INVERSA

Otra alternativa para complementar la pensión de jubilación es la de constituir una “hipoteca inversa” sobre algún inmueble. En síntesis, esta alternativa consiste en lo siguiente:

  • Cada mes el banco pone a disposición del titular del inmueble una cantidad que permite complementar su pensión de jubilación, cantidad que dicho titular va acumulando como una deuda que inicialmente no tiene que devolver.
  • La deuda que se va acumulando está cubierta con un crédito hipotecario garantizado con el inmueble en cuestión.
  • Cuando el titular fallece sus herederos reciben la vivienda y cancelan la deuda acumulada (bien directamente, bien vendiendo el inmueble).

Las cantidades recibidas en vida por el titular, por tanto, no constituyen rentas gravables en el IRPF. Se van acumulando como deuda que, al final, serán los hijo o herederos lo que liquidarán las mismas.
Esto a primera instancia puede causar rechazo, sin embargo, lo cierto es que los herederos recibirán un inmueble que seguramente se habrá revalorizado. La deuda asumida les servirá para pagar menos Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Y en última instancia, si no tienen liquidez para liquidar la deuda, podrán optar por vender el piso y quedarse con el neto.

3.  RENTA VITALICIA

Por último, existe un incentivo fiscal aplicable a las personas físicas mayores de 65 años. En concreto, cuando estas personas venden cualquier tipo de bien y reinvierten el importe obtenido en la constitución de una renta vitalicia, no deben pagar IRPF por la ganancia obtenida [LIRPF, art. 38.3]. Eso sí, se ha de tener en cuenta que:

  • La reinversión debe producirse dentro de los seis meses siguientes a la venta.
  • La cuantía máxima que se puede destinar a la renta vitalicia es de 240.000 euros.

Este hecho supondrá la entrega de una suma a una entidad financiera a cambio de que ésta satisfaga una renta mensual al beneficiario hasta su fallecimiento. Cabe destacar que se trata de un contrato aleatorio por lo que si el rentista fallece perdería dicha suma, no obstante, pueden contratarse rentas vitalicias en las que la entidad financiera garantiza que en el momento del fallecimiento devolverá a los herederos un determinado porcentaje de la cantidad recibida.

Los cobros periódicos derivados de la renta vitalicia tienen una tributación especial para el perceptor. En concreto, sólo se integra en su IRPF (en la base del ahorro) un determinado porcentaje de la cantidad recibida, según su edad al constituir la renta vitalicia:

Edad en la fecha de constitución

Porcentaje que tributa

65 años

24%

Entre 66 y 69 años

20%

70 o más años (1)

8%


Ante estos porcentajes lo más recomendable sería esperar 6 meses antes de cumplir la edad de 70 años para constituir la renta vitalicia.

Finalmente, a modo de conclusión, queremos destacar que las ventas de bienes realizadas por mayores de 65 años tienen incentivos fiscales en el IRPF, lo que posibilita que los mismos dispongan de capital para complementar los ingresos derivados de la pensión de jubilación.

En Grupo HOB, contamos con profesionales que estarán encantado de ayudarte y asesorarte en esta materia.

Fuentes de la noticia: https://espaciopymes.com/noticias/mejores-alternativas-para-mejorar-la-pension/?fbclid=IwAR2MKO2h6xVVBUmmGTUJ0p-q06wukAfRtx3FH6vzhJbmX0mopzhCH1CTd-M

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/



Share this post