Noticias
Consejos
Donación o herencia; donación versus herencia; donación vs herencia

Cómo maximizar el ahorro fiscal: Donación Vs Herencia.

 

¿Qué opción puede resultar más interesante desde el punto de vista del ahorro fiscal?

¿Cómo podríamos maximizar el ahorro fiscal ante una situación de entrega/recepción de bienes y/o derechos?

 

Por un lado, el contrato de donación es aquel por el cual una persona, la donante, transfiere gratuitamente a otra, llamada donataria, una parte o la totalidad de sus bienes presentes. Se caracteriza por ser un acto traslativo del dominio y por su carácter gratuito.

 

En la operación de Donación nos encontramos con tres impuestos:

 

  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD). Ahorro fiscal: normalmente, con la liquidación del impuesto, la cuota resultante a pagar será cero. Ello se debe a una serie de deducciones autonómicas por parentesco del causante y otras específicas (dependiendo, siempre, de la valoración de los bienes transmitidos).

 

  • Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU o plusvalía). Cuidado: la cuantía a pagar por este concepto, corresponde abonarla, al donatario (persona que recibe el bien). La cantidad dependerá del incremento de valor del terreno (que se determina objetivamente) y del tipo impositivo aprobado por el Ayuntamiento correspondiente.

 

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Quien realiza la donación debe tributar en IRPF la diferencia entre el valor de transmisión y el de adquisición. Éste último, a pesar de haber sido una transmisión gratuita, tendrá una valoración objetiva (valor de mercado) desde el punto de vista de la Agencia Tributaria.

 

 

Por otro lado, se denomina legado al acto a través del cual una persona, en su testamento, decide repartir una parte muy concreta de sus bienes a otra persona determinada.

 

Hablamos de legado y no de herencia porque en una herencia, el heredero sucede al difunto en la titularidad de sus bienes y deudas, a título universal. En un legado, el legatario adquiere sólo bienes concretos y determinados, sin responder del pasivo de la herencia.

Además, la posición de heredero proviene de la ley, además de la voluntad del causante. Mientras que la de legatario sólo puede provenir de la voluntad del causante.

 

En la operación de Legado, nos encontramos con: 

 

  • IRPF. Ahorro fiscal: el transmitente no tributará por la transmisión (más conocida como “plusvalía del muerto”).

 

  • ISD. Ahorro fiscal: normalmente, con la liquidación del impuesto, la cuota resultante a pagar será cero debido a las deducciones vigentes (dependiendo, siempre, de la valoración de los bienes transmitidos y de quien herede).

 

  • IIVTNU. La cantidad dependerá del incremento de valor del terreno (que se determina objetivamente) y del tipo impositivo aprobado por el Ayuntamiento correspondiente.

 

 

¿Qué opción nos permitirá maximizar los beneficios fiscales?

La respuesta no es unánime para todos los casos, sino que dependerá de la valoración de los bienes y/o derechos, de la antigüedad de la vivienda (en caso de que sea ésta el objeto de la transmisión), de circunstancias del caso concreto y, en especial, de las necesidades de los interesados.

 

Para el estudio del caso concreto, consulte con nosotros, le haremos un planteamiento preliminar de la situación sin coste alguno. Esto le permitirá tomar las decisiones que conlleven el mayor ahorro fiscal posible.

Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario