Consejos para identificar cláusulas abusivas en un contrato de alquiler según la normativa vigente.

Informes aseguran que más de un 20% de la población hoy en día viven de alquiler, lo que conlleva un gran número de contratos de alquiler firmados a lo largo del año. No obstante, este documento, en la mayoría de los casos se le suele dar poca importancia, lo que supone que pasemos por alto un gran número de cláusulas abusivas por desconocimiento acabamos firmando.

En esta vía recientemente se han llevado a cabo modificaciones legislativas a través del Real Decreto-Ley 7/2019 de Medidas Urgentes en materia de Vivienda y Alquiler, en vigor desde el 6 de marzo de 2019, que ha introducido varias alteraciones a tener en cuenta, es por ello se recomienda leer detenidamente todas y cada una de las partes del contrato antes de firmarlo con la intención de detectar y evitar posibles cláusulas abusivas.

A continuación, detallamos algunas de las cláusulas abusivas que más suelen darse en un contrato de alquiler a raíz de la vigente Ley de Contratos de Arrendamientos Urbanos y que a día de hoy se consideran nulas. 

1.   Duración del contrato: Con la nueva reforma, la duración mínima del contrato pasa de tres a cinco años, como establecía la normativa anterior a la reforma del 1 de junio de 2013. Por tanto, una cláusula que obligue al arrendatario a abandonar el alquiler en un periodo anterior a los cinco años será nula, al igual que tampoco será válido el aumento de la renta en esos cinco años por parte del arrendador. Por otro lado, si arrendador es persona jurídica, se obliga a una prórroga obligatoria de hasta siete años. 

2.   Gastos de inmobiliaria: será nula la cláusula que obligue al arrendatario asumir dicho coste cuando su inquilino sea una persona jurídica.

3.  Reparaciones de la vivienda: Por norma general el arrendador deberá hacerse cargo de reparar los desperfectos de la vivienda como establece el artículo 21 de la LAU.

Serán así nulas las cláusulas que establezcan que el arrendatario deberá de hacerse cargo de gastos como goteras, humedades, desprendimientos, reparaciones en instalaciones de agua, gas o electricidad, etc. No obstante, si estos gastos son ocasionados por un mal uso de la vivienda por parte de los moradores, serán estos los que deban acarrear con los gastos.

4.  Indemnización por desistimiento: Será nula cualquier cláusula que exija una indemnización mayor que la dictada por la ley, que está recogida en el artículo 11 de la LAU. Por tanto, tras un periodo de 6 meses, sólo se podrá exigir una indemnización, previo pacto, de un mes por cada año que reste por cumplir el contrato, hasta el máximo de cinco, calculándose la parte proporcional para los periodos inferiores a un año. 

5. Libre acceso del arrendador a la vivienda: La Constitución Española reconoce la inviolabilidad del domicilio en su artículo 18 y expone que solo se podrá acceder a una vivienda en caso de tener el consentimiento del titular del contrato o con una orden judicial. Concretamente, el artículo 18.2 de la Constitución española señala: “El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito”.

Finalmente, ante cualquier duda o consulta sobre esta materia en Grupo HOB estamos a vuestra entera disposición.

Fuente de la noticia: http://noticias.juridicas.com/actualidad/noticias/14038-como-localizar-clausulas-abusivas-en-un-contrato-de-alquiler/

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/

Share this post