Noticias
Consejos
Deducibilidad de los vehículos.

Deducibilidad de los vehículos.

 

Hay que tener en cuenta, por un lado, que en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), se permite una deducción parcial estableciendo una presunción legal de afección del bien para fines empresariales del 50%, y, por otro, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) vincula la deducibilidad del gasto al uso exclusivo del bien.

 

 

Deducción en el IVA:

 

Se da la posibilidad de deducir el 100% del IVA en vehículos industriales, sin embargo en el caso de los vehículos de turismo, se permite la deducción del 50% del IVA, tanto en la compra directa, como en la adquisición por Leasing o Renting.

 

Así, los vehículos de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados a la actividad en la proporción del 50%. Y se presumirán afectos al 100% los vehículos utilizados en:

 

-          El transporte de mercancías.

-          La prestación de servicios de transporte de viajeros.

-          Enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.

-          Por su fabricantes en la realización de pruebas.

-          Los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.

-          En los servicios de vigilancia.

 

Esto será también de aplicación en el caso de los bienes y servicios directamente relacionados con dichos vehículos:

-          Accesorios y piezas de recambio.

-          Combustible y productos energéticos.

-          Aparcamiento y peajes.

-          Rehabilitación, reparación y renovación de los mismos.

 

No obstante, el Tribunal de Justicia de Valencia considera en una sentencia que es válido que los sujetos pasivos del Impuesto deduzcan la totalidad de la cuota soportada en la compra de un turismo afecto a su actividad aunque lo fuera de manera parcial.

 

Por último, hay que tener en cuenta que la presunción legal del 50% de afección resulta aplicable a los turismos que tengan la consideración de bienes de inversión utilizados por un período de tiempo superior a un año como instrumentos de trabajo o medios de explotación.

 

Por lo tanto, si el vehículo de turismo se transmite antes del año, podría perder dicha condición, y en consecuencia sí se exigiría una afección exclusiva y directa.

 

 

Deducción en el IRPF:

 

En el caso del IRPF, tanto la deducción de los gastos ocasionados por el uso profesional del vehículo como la amortización del valor de compra, admite la deducibilidad del 100% en el caso de una afección plena, para lo que será necesario aportar pruebas y justificantes que lo demuestren.

 

A efectos de prueba de la utilización exclusiva del vehículo, la DGT no considera prueba suficiente la existencia de un vehículo adicional.

 

Por último, hay que tener en cuenta que hay varias sentencias de Tribunales Superiores de Justicia que establecen la carga de la prueba a efectos del IRPF no en el contribuyente, sino en la Administración. Jurisprudencia que de momento la Agencia Tributaria no viene aplicando.

 

 

Si tiene dudas sobre la deducibilidad de los gastos relacionados con el afecto a su actividad, contacte con nosotros. Nuestros asesores le ayudarán a identificar todos aquellos gastos que puede deducirse.

 

 

 Noticias relacionadas:
Gastos deducibles en el Impuesto de sociedades

Gastos deducibles de autónomos.


Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario