Empresa familiar

El Protocolo Familiar trata de evitar que aspectos familiares o personales puedan afectar a la continuidad de la Empresa y a los criterios empresariales que deben presidir la gestión y dirección de sus actividades económicas.

Nuestro equipo de abogados cuenta con dilatada experiencia en la continuidad y mejora de la Empresa Familiar.

Para ello, procedemos a la elaboración de un Protocolo que procura que la Familia mantenga los lazos de afectividad que le son propios, de modo que las normas que en el Protocolo se establecen resuelvan las inquietudes o necesidades de los miembros de la Familia en relación con la Empresa.

El establecimiento de un Protocolo Familiar pretende asegurar y garantizar la continuidad y el crecimiento de la Empresa Familiar sin que ello suponga un menoscabo de la armonía Familiar, regulando aspectos como el control de participaciones sociales, la estructura societaria y patrimonial, el gobierno y dirección de la empresa familiar o los derechos económicos de la misma