Noticias
Tribunal Supremo
Expropiación forzosa.

Expropiación forzosa.

 

El Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo ha estimado la posibilidad de que puedan ser objeto de desafectación tácita bienes que tras una expropiación pasaron a ser de dominio público y luego dejaron de ser utilizados para el que fue objeto de su afectación.

 

En el caso concreto, la finca fue expropiada en el año 1955, quedando desde entonces afecta a un servicio público ferroviario.

 

Examina la cuestión de la posible desafectación tácita recordando que cuando la demanialidad de un bien se produce, no por ley sino por su afectación a través del dictado de un acto expreso del órgano competente de la Administración (como fue el caso, con la expropiación de la finca en el año 1955 por razón de su afectación al servicio público ferroviario), “el dogma de la imprescriptibilidad de los bienes de dominio público se relativiza permitiéndose la pérdida de dicha condición a través de la desafectación del mismo y, por tanto, su posibilidad de ser objeto de enajenación, embargo y, en su caso, de prescripción adquisitiva”, admitiéndose que la desafectación tácita también alcanza a aquellos supuestos de cese definitivo de las obras o servicios que motivaron su pertinente afectación.

 

El Supremo entiende que el cese definitivo del servicio ferroviario “motivó su desafectación tácita en el año 1983”  lo que “determinó claramente el carácter patrimonial del bien a partir de ese instante y el desuso durante todo el periodo transcurrido desde el cese efectivo del servicio anteriormente señalado”.

Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario