La justicia afirma que, si la empresa no registra la jornada de un trabajador a tiempo parcial, se presumirá como completa

Desde el pasado 12 de mayo, todas las compañías tienen la obligación de registrar la jornada laboral que todo empleado desarrolla en su puesto de trabajo. Aunque en realidad, se trataba de un cambio en uno de los apartados del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores (ET).

No se puede negar que, desde entonces, la medida no ha estado exenta de polémicas y ha acaparado multitud de titulares en medios de comunicación, así como idas y venidas a los juzgados para resolver conflictos laborales entre las partes interesadas (empleado y empleador).

Caso aparte merece un empleado que tiene un contrato a tiempo parcial. El apdo. 4 c), art. 12 ET, establece respecto a las personas que desarrollan su actividad a tiempo parcial “A estos efectos, la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias”.

Así pues, es deber del empresario conservar los resúmenes mensuales de los registros de jornada al menos durante cuatro años. Es importante señalar que, si la compañía no cumple dicha obligación, se entenderá que el contrato pasa a ser de 40 horas semanales, a no ser que se presenten pruebas fehacientes de lo contrario.

Conflictos judiciales
La ausencia de registro horario en los contratos parciales puede acarrear problemas judiciales entre ambas partes. Un ejemplo de ello es el caso de una camarera que demandó a la compañía por impago de cuatro mensualidades más sus correspondientes vacaciones al finalizar, tras ocho meses, su relación laboral. Después de una primera instancia, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) falló que la cantidad a pagar a la afectada tenía que ser correspondiente a una jornada de ocho horas ya que la empresa no presentó un registro de las horas realizadas.

Otro caso que ha marcado jurisprudencia en esta materia es el de una cadena de restaurantes que despidió a uno de sus trabajadores cuando cumplió tres meses en el negocio. El empleado estaba en desacuerdo y demandó a la empresa, entre otras razones, por no haber cumplido con la obligación de registrar su tiempo de trabajo estipulado en 20 horas semanales. Con todo esto, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía condenó a la compañía a aumentar el sueldo del profesional, como si hiciese una jornada completa, además de pagarle una indemnización elevada por el despido.

¿Tienes alguna duda sobre el tema? En Grupo HOB trataremos de solucionartela tanto si eres trabajador como empresa.

Fuente: Cinco Días e Iberley.

Imagen: Pixabay.


Share this post