Las ayudas por la sintonización de la TDT deberán declararse a Hacienda.

¿Hasta qué punto interesa solicitar estas ayudas? ¿Suponen los trámites burocráticos, implícitos a la solicitud, una forma de disuasión?

 

El Real Decreto  920/2014, de 31 de octubre, regula la concesión directa de estas subvenciones y, establece que, las ayudas revestirán la forma de subvenciones y su concesión se realizará, por la entidad pública empresarial Red.es.

 

Obligaciones para los beneficiarios de las subvenciones:

 

Aportar la factura girada por la empresa instaladora por la realización de las actuaciones subvencionables.

 

Someterse a las actuaciones de comprobación que se determinen por el órgano concedente encaminadas a garantizar la correcta aplicación o acción objeto de la misma.

 

Someterse a las actuaciones de control financiero de la Intervención General de la Administración del Estado y al control fiscalizador del Tribunal de Cuentas.

 

Conservar la documentación justificativa de la actuación y la solicitud de subvención durante el periodo durante el cual puedan, las actuaciones, ser objeto de control y supervisión.

 

Por lo tanto, entre otras tareas, los representantes legales de cada comunidad de viviendas tienen que desagregar la ayuda entre todos los vecinos, tal y como exige la Ley General de Subvenciones.

 

Además, cada vecino de la comunidad estará obligado a presentar las autoliquidaciones que correspondan por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, o el Impuesto sobre Sociedades o el Impuesto sobre la Renta de no Residentes.

 

Deben tener en cuenta que no se admitirán las solicitudes que se presenten más allá del día 30 de junio de 2015.

Share this post