Noticias
Consejos
Los intereses de demora son gasto deducible.

Los intereses de demora son gasto deducible.

 

La Dirección General de Tributos, en una reciente consulta vinculante ha analizado la deducibilidad de los intereses de demora a efectos del Impuesto sobre Sociedades.

 

Concluye que dado que los intereses de demora tienen calificación de gastos financieros y el art. 15 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades no establece especificidad alguna respecto de los mismos, se deberán considerar como gastos fiscalmente deducibles. No obstante, debido a su carácter financiero, dichos gastos se someterán a los límites de deducibilidad previstos en el art. 16 de dicha ley.

 

Respecto de la imputación temporal, la Dirección General de Tributos diferencia, por un lado, los producidos en el ejercicio, que serán deducibles con los límites establecidos en el art. 16 LIS y, por otro lado, los correspondientes a ejercicios anteriores, que serán deducibles en el período impositivo en que se registren contablemente con cargo a reservas, siempre que de ello no se derive una tributación inferior.

Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario