Nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria.

 

La norma, que busca “despejar” los juzgados españoles, incluye un gran número de novedades, entre las que pueden destacarse:

 

Elevación de 14 a 16 años de la edad para contraer matrimonio.

 

Capacidad de los notarios y a los secretarios judiciales para celebrar matrimonios y divorcios de mutuo acuerdo (a partir de julio de 2017).

 

Ampliación a los secretarios judiciales de atribuciones conferidas en un inicio a notarios y registradores de la propiedad.

 

Los jueces darán la dispensa para contraer matrimonio cuando haya un impedimento por parentesco, determinarán la patria potestad y resolverán los desacuerdos conyugales en la administración de bienes gananciales.

 

Los beneficiarios de la justicia gratuita contarán con una bonificación del 80 por ciento en estos expedientes notariales y registrales.

Share this post