Noticias
Consejos
Reforma fiscal • Sociedades patrimoniales.

Reforma fiscal • Sociedades patrimoniales.

 

Esta modificación en la definición beneficia, principalmente, a las sociedades patrimoniales que, hasta 2014, debían arrendar al menos un local para justificar su actividad y así poder acogerse a una fiscalidad más reducida.

 

Para enmarcarse dentro del concepto de sociedad patrimonial, una sociedad mercantil tenía que cumplir unos requisitos legales:

 

a)      Que más de la mitad de su activo esté constituido por valores o que más de la mitad de su activo no esté afecto a actividades económicas.

 

b)      Que más del 50% del capital social pertenezca, directa o indirectamente, a 10 o menos socios o a un grupo familiar.

 

Las sociedades patrimoniales no son más que una sociedad mercantil que, antes del 2007, tributaban por el régimen especial de las sociedades patrimoniales, y no por el régimen general de las sociedades. A partir de esa fecha y con la implantación de la Ley 35/2006, la sociedad patrimonial dejó de existir para equipararse con la sociedad mercantil de tenencia de bienes y pasando a tributar con arreglo al mismo régimen que cualquier otra sociedad.

 

El régimen aplicable a las sociedades patrimoniales presentaba la característica de que no admitir la deducibilidad de ningún gasto, por lo tanto, dejaron de resultar rentables. Con estas medidas, muchas optaron por la opción de la disolución.

 

Actualmente existen sociedades patrimoniales dedicadas exclusivamente a la tenencia de bienes, que, desde la entrada en vigor del nuevo concepto de actividad económica, podrán pasar a ser sociedades de capital gracias a la eliminación del requisito de local arrendado afecto a la actividad.

Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario