Noticias
Consejos
Responsabilidad penal de las empresas.

Responsabilidad penal de las empresas.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, a través de dos sentencias dictadas recientemente, se ha pronunciado, por primera vez, sobre cuestiones esenciales que tienen que ver con la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

¿Qué es la responsabilidad penal de las empresas?

En julio de 2015 entró en vigor la reforma del Código Penal que permite condenar a cualquier persona jurídica o empresa por los delitos cometidos por sus empleados, representantes o directivos, ya los cometieran intencionadamente o no.

Hasta ahora cuando se producía un delito la empresa sólo respondía por los daños civiles, económicamente, y generalmente a través de la correspondiente póliza de seguro. A partir de ahora las empresas podrán, además, ser condenadas a penas que van desde la multa hasta la disolución de la empresa o inhabilitación del empresario, previo proceso penal, y con el daño reputacional consiguiente.

La posibilidad de poder condenar a una empresa por los delitos cometidos por sus empleados, representantes y directivos es lo que llamamos “responsabilidad penal de las empresas”, y dado el alcance de las penas y el hecho de que muchas empresas pueden estar cometiendo delitos sin saberlo es importante entender qué es un PROGRAMA DE PREVENCIÓN PENAL (también denominado “compliance penal”), porqué es necesario y qué requisitos debe reunir.

¿Qué es un programa de prevención penal o “compliance program”? 

Un PROGRAMA DE PREVENCIÓN PENAL es el sistema de medidas organizativas diseñado por juristas con el que se puede (debe) dotar toda empresa con un objetivo doble: por un lado, impedir o dificultar la comisión de delitos; y por otro, que en caso de que se cometa algún delito pueda la empresa quedar libre de responsabilidad penal.

Un buen programa de prevención penal comienza con el análisis del sistema productivo, organizativo y decisorio de la empresa, continua con el diseño del mapa de riesgos penales y la elaboración de un manual de prevención penal, y culmina con su efectiva implantación en la empresa, la formación del personal, y el seguimiento y adaptación continuado.

Las empresas que cuenten con un PROGRAMA DE PREVENCIÓN PENAL no solo obtienen una sustancial reducción del riesgo de que se cometan delitos sino que además podrán quedar exoneradas de responsabilidad en el caso de que por cualquier circunstancia, voluntaria o no, se cometiera alguno.

¿Es válido cualquier programa de prevención de responsabilidad penal? 

La responsabilidad penal y los criterios para su determinación se regulan en normas de Derecho penal cuya aplicación e interpretación corresponde a los profesionales del ramo (abogados y resto de juristas), únicos específicamente habilitados, formados y capacitados para comprender los principios generales que lo rigen y la jurisprudencia y doctrina existente sobre esta materia.

La Fiscalía General del Estado ha emitido una circular a todas las fiscalías fijando los criterios para que éstas puedan eximir a una empresa de responsabilidad, y estableciendo que no podrán hacerlo si la empresa no cuenta con un programa de prevención penal, o si contando con él no ha sido específicamente diseñado para esa empresa, o si si lo ha sido, no se ha implantado efectivamente en la empresa.

En consecuencia, para que una empresa pueda quedar exonerada de responsabilidad penal será necesario:

  1. Contar con un programa de prevención penal específicamente diseñado para la empresa;
  2. Tener implantado el programa y ejecutándose las medidas en él contenidas;
  3. Que tales medidas hayan sido diseñadas para evitar o dificultar eficazmente los delitos;
  4. Haber formado a todo el personal de la empresa; y
  5. Que el programa se actualice constantemente.
Comparte:
0 comentarios

¡¡Se el primero en comentar!!

Escribir un comentario