En una reciente sentencia, el Tribunal Supremo declara que “la situación de incapacidad permanente absoluta es compatible con la realización del trabajo a tiempo parcial de programador informático”, alegando que dicha actividad, “no resulta perjudicial a su estado”.

Según consta en los hechos probados de la sentencia, el 28 de octubre de 2009, al demandante se le declaró en situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo con fecha 27 de octubre de 2009, en aquel momento el demandante ejercía la profesión de cocinero autónomo.

En 2016, el hombre comenzó a trabajar como autónomo para la empresa Mirakonta, S.L, empresa informática en la que desempeñaba tareas de programador con una jornada de 6 horas diarias, prestada de lunes a viernes de 8 a 14 horas.

Este inicio de actividad fue notificado en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), este entendiendo incompatible beneficiarse de un subsidio de incapacidad y a su vez ejercer autónomo, procedió con la suspensión de la pensión de incapacidad permanente absoluta que venía percibiendo, con suspensión cautelar del disfrute de la prestación con efectos desde el 1 de agosto de 2016.

Ante dicha resolución, el trabajador recurrió el fallo. La letrada D. ª Inmaculada Larzabal Ciriquiain, en nombre y representación suya, interpuso recurso de casación para la unificación de doctrina, que se formalizó ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del País Vasco, mediante escrito fundado en la contradicción de la sentencia recurrida con la dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Finalmente, la sentencia resolvió compatible percibir la pensión de gran invalidez, con el trabajo a tiempo completo en una determinada actividad laboral, pues según lo dispuesto en el art. 24-4 de la O. de 15 abril 1969, puede realizar todas las actividades laborales que sean compatibles con su situación, sin limitación alguna, sin que en ningún extremo de la disposición legal se afirme que sólo puede desempeñar actividades «superfluas, accidentales o esporádicas”.

Además, por otro lado, el Supremo determina que declarar la incompatibilidad entre el subsidio por incapacidad y el trabajo, “tendría un cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en IPA o GI”, pues aunque las cotizaciones satisfechas por el nuevo trabajo habrían de tener eficacia respecto de prestaciones, lo cierto es que la suspensión de la pensión por la percepción de ingresos debidos al trabajo ordinario privaría prácticamente de estímulo económico a una actividad que con todo seguridad ha de realizarse con considerable esfuerzo – psicofísico- por parte del inválido.

Ante dicha resolución, cabría destacar que ante una situación similar habría que estudiar el caso en particular ya que la normativa contiene lagunas legales que habría que determinar estudiando cada caso en particular.

Para cualquier duda o consulta, en Grupo HOB, estamos a su entera disposición.

Fuente de la noticia:

https://diariolaley.laleynext.es/content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbH1CjUwMDAzNgcSlmplqUXFmfl5tmWZ6al5JakgfmZapUt-ckhlQaptWmJOcapaYlJxfk5pSWpoUaZtSFFpKgBJ7ekRRQAAAA==WKE

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/