El autónomo afrontará en 2019 una subida en las bases y tipos de cotización, que supone un aumento en las cuotas que los trabajadores por cuenta propia pagan cada mes. Esta es la mala noticia.

Sin embargo, algo positivo recibirán a cambio. Y es que, estas novedades de cotización en el colectivo traerán consigo las siguientes mejoras en sus prestaciones:

•    Los autónomos tendrán derecho a cobrar una prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja.

•    Se duplicarán los periodos de duración de la prestación por cese de actividad.

•    Mientras el autónomo recibe la prestación de incapacidad temporal por contingencias comunes, el ingreso de las cotizaciones a la Seguridad Social se empezará a realizar en el segundo mes (ya no desde el primero). Además, las cuotas se abonarán con cargo a los ingresos por cuotas percibidos en concepto de cese de actividad.

•    Realizarán programas de formación, reciclaje y prevención de riesgos laborales.

•    Las mujeres autónomas que se incorporen de su baja por maternidad tendrán una tarifa plana de 60 euros al mes durante un año. Eso sí, han de incorporarse a su actividad profesional en los dos años siguientes de haber recibido su prestación por maternidad, incluso si hubieran cesado su actividad.

•    Se quiere simplificar la gestión de la cobertura obligatoria por contingencias comunes, por lo que la cobertura la asumirá la mutua colaboradora a la que el autónomo ya se encuentre adherido.

Además, se está trabajando en la creación de un sistema de cotización por ingresos reales. Sobre todo, para aquellos autónomos con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Con la intención de que los profesionales con ingresos bajos accedan a una tarifa plana, de un coste mensual inferior. Y, progresivamente, vayan aportando más a la Seguridad Social, en función de sus ingresos. Mejorando, a su vez, las prestaciones derivadas de ello.

Otro de los aumentos a considerar es el de la tarifa plana. Hasta ahora era de 50 euros al mes y pasa a ser de 60 para equiparase con la nueva base de cotización. Por tanto, las prestaciones en estos casos también mejoran.

Por otro lado, continúan estudiando mejoras puesto que se pretende regular el proceso a través del cual, la Tesorería General de la Seguridad Social, en caso de impago sucesivo de cuotas, pueda comprobar si existe o no situación de cese en la actividad. En ese caso, se les daría de baja de oficio.

Además, se plantea que los autónomos societarios que lo deseen puedan incorporarse al Régimen General, siempre que se cumplan una serie de objetivos.

Por último, se ha propuesto que los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE) en el momento de su afiliación como tales, sea obligatorio comunicarlo a la Seguridad Social. Es una manera de llevar un mayor control e ir acabando con los falsos autónomos.

En Grupo HOB estamos a tu disposición para ayudarte y asesorate en esta materia.

Fuente de la noticia:

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/12/13/autonomos/1544691739_575824.html

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/