Seleccionar página

Actualmente, coexisten multitud de opciones para que pequeños, medianos o grandes inversores depositen su capital, con el fin de obtener beneficios económicos en un futuro. Las acciones, los bonos, los fondos de inversión, el sector inmobiliario o el oro de inversión son algunos ejemplos de ello. En el artículo de hoy, nos centraremos en el metal precioso que lleva con nosotros más de 6.000 años, el oro.

Si se decide invertir en él, es conveniente diferenciar entre oro físico y oro papel. El primero se refiere al oro en forma de lingotes y monedas de inversión, también denominadas bullion. Mientras que el segundo, trata sobre los contratos con el oro como subyacente, como por ejemplo los contratos de futuro o los ETF (instrumentos de inversión híbridos entre los fondos y las acciones). Según algunos entendidos en la materia, esta forma no se consideraría inversión en oro.

A continuación, se exponen algunas ventajas de la inversión en oro.

– Tiene liquidez inmediata.

– No existe riesgo de contraparte.

– Al margen de las variaciones de su precio, nunca perderá valor.

– A largo plazo suele ser más rentable que el resto de activos con los que compite.

Como toda inversión, también cuenta con una serie de desventajas:

– A corto y medio plazo no reporta grandes beneficios.

– Los movimientos del precio del oro sufren ciclos.

– Al invertir en oro hay que hacer frente a diversos gastos adicionales (fabricación, transporte, comisión de compra y de venta).

Los datos del oro durante 2018

El pasado año, el precio del oro vivió periodos de bonanza, por eso los expertos recomendaban invertir a largo plazo hasta un 10% de su cartera. El Brexit, la guerra comercial entre dos grandes potencias como Estados Unidos y China, el conflicto sirio y las tensiones con Irán y Rusia, han sido claves para que este metal fuese considerado de nuevo como el valor refugio por antonomasia de los inversores.

Adquirir oro es fácil y, además, está al alcance de cualquier persona que busque proteger su cartera con una inversión más estable que la que ofrecen otros productos financieros, aunque siempre hay que exigir certificados de compra del producto adquirido para evitar futuras complicaciones. Con todo esto, antes de lanzarse a la aventura es vital conocer los tipos de riesgos que puede haber y, sobre todo, si es posible soportarlos.

Si tiene alguna duda, o le gustaría ampliar la información, Grupo HOB está a su completa disposición.

Fuente: Expansión y Metales de inversión.

Imagen: Pixabay.