Es muy frecuente que el autónomo cometa errores a la hora de emitir una factura. Un error que también puede darse en el caso de las empresas. No obstante, dicho error puede subsanarse, emitiendo una factura rectificativa. Eso sí, si decides llevarla a cabo debes de conocer al detalle su estructura pues ha de presentarse según está establecido, ya que este tipo de cuestiones pueden despertar el interés de la Agencia Tributaria, sobre todo, cuando suelen repetirse en el tiempo o con un determinado cliente.

A continuación, os dejamos un resumen de lo que recomienda hacer Hacienda en este tipo de facturas:

¿En que casos es obligatorio expedirlas?

•    En los casos en que la factura no cumpla alguno de los requisitos establecidos como obligatorios en los artículos 6 y 7 del Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

•    Cuando se hubieran producido las circunstancias que dan lugar a la modificación de la base imponible del IVA establecidas en el artículo 80 de la Ley 37/1992.

•     Cuando las cuotas repercutidas del IVA se hubiesen determinado incorrectamente.

¿Cuándo se pueden emitir?

Esta rectificación se efectuará tan pronto como el obligado tenga constancia del error que se ha cometido y siempre y cuando no hayan pasado cuatro años a partir del momento en que se devengó el impuesto, o, en su caso, de la fecha en que se hayan producido las circunstancias reguladas en el artículo 80 de la Ley 37/1992, que dan lugar a la modificación de la base imponible del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Requisitos a tener en cuenta:

•    En todas las facturas rectificativas debe constar su condición de rectificativa y la descripción de la causa que motiva la rectificación.

•    Además, se harán constar los datos identificativos de la factura rectificada y la rectificación efectuada y deberán cumplir los requisitos que se establecen como obligatorios con carácter general.

Proceso de Rectificación:

•    Rectificación sin requerimiento que implique aumento de cuotas:

1.    Causa: error fundado de derecho o circunstancias que dan lugar a la modificación de la base imponible: la diferencia se incluye en la declaración liquidación del período en el que debe efectuarse la rectificación.

2.    Resto de causas: debe presentarse una declaración-liquidación rectificativa a la que se aplican el recargo y los intereses de demora que procedan según el artículo 27 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

•    Rectificación que suponga disminución de cuotas, el sujeto pasivo puede optar por:

a)    Iniciar, cuando proceda, el procedimiento de rectificación de autoliquidaciones previsto en el artículo 120.3 de la Ley General Tributaria y en los artículos 126 a 129 del RGAT.

b)    Regularizar la situación en la autoliquidación del período en que deba efectuarse la rectificación o en los posteriores hasta el plazo de un año desde que debió efectuarse la rectificación. El sujeto pasivo debe reintegrar al destinatario el importe de las cuotas repercutidas en exceso.

En los supuestos en que la operación gravada quede sin efecto como consecuencia del ejercicio de una acción de reintegración concursal u otras de impugnación ejercidas en el seno del concurso, el sujeto pasivo deberá proceder a la rectificación de las cuotas inicialmente repercutidas en la autoliquidación del período en el que fueron declaradas las cuotas devengadas.

Para cualquier duda o consulta en Grupo HOB, estaremos encantados de resolver todas y cada una de ellas.

Fuente de la noticia:
https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/_Segmentos_/Empresas_y_profesionales/Empresas/IVA/Obligaciones_de_facturacion/Facturas_de_rectificacion.shtml
https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/06/14/autonomos/1560548475_911783.html

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/