Según un informe del Consejo General de Economistas, los españoles recibieron casi 430.000 herencias en 2018, de las cuales casi 47.000 fueron rechazadas, es decir, un 10,9% del total. Esto, en parte, es debido a los gastos que supone su tramitación para los futuros herederos, ya que muchos de ellos no pueden hacerles frente.

Por este motivo, cuando se hereda una vivienda, se suele optar por venderla para repartir los beneficios y evitar gastos. No obstante, esta opción no resulta tarea fácil. Por ello, os dejamos 5 indicaciones sobre el proceso a seguir, que os podrán ser útiles en estos casos.

1.    Para empezar, antes de vender una casa heredada, deberás ser propietario registral de la misma, porque hay que tener en cuenta que cuando una persona fallece sus bienes no se traspasan de forma automática a los herederos, sino que éstos deben aceptar la herencia ante notario para convertirse formalmente en herederos.

2.    Se necesitará, obligatoriamente, estar en disposición del certificado de defunción o de últimas voluntades, que permitirá saber si el difunto dejó testamento y en qué notaría se encuentra depositado.

3.    Además, deberás firmar ante notario la escritura de adjudicación de la herencia, donde deberás presentar, entre otros documentos, las escrituras de la casa. Este trámite es indispensable para modificar la titularidad de la vivienda.

4.    Los herederos deberán pagar impuestos en dos ocasiones:

•    El Impuesto sobre Sucesiones, en los 6 meses siguientes tras el fallecimiento del causante. El importe del impuesto varía dependiendo de la Comunidad Autónoma. El resguardo del justificante del pago es esencial para proceder a la inscripción de la aceptación de la herencia.

•    El pago de la plusvalía municipal, por la que se paga la actualización del valor de la nueva propiedad.

5.    Ahora sí, estaría a disposición de acudir al Registro de la Propiedad para inscribir el inmueble a nombre de los herederos.

Tras realizar todos estos pasos, el tiempo apremia para vender la vivienda heredada, puesto que, si no se vende dentro del plazo de un año desde que se registró el heredero, se deberá pagar de nuevo la plusvalía municipal. Por ello, son muchas las compañías que ofrecen sus servicios comprometiéndose a vender las viviendas en un tiempo récord.

En el caso de hacerse efectiva la venta, deberás tener en cuenta cómo debes declarar dicha venta.
Primero, debes saber que la venta de un inmueble adquirido por herencia se considera como una ganancia patrimonial, por lo que debe declararse en el IRPF durante el mismo año en que tenga lugar la transmisión.

En tu declaración, esta ganancia patrimonial tributa en la base imponible del ahorro y se desglosa según los siguientes parámetros:

•    Los primeros 6.000 € tienen un tipo del 19%.
•    Entre 6.000 y hasta 50.000 €, el tipo es de 21%.
•    A partir de los 50.000€ el 23%.

Además, deberás tener en cuenta que, si hay varios cotitulares del piso heredado, todos y cada uno de ellos tendrá que declarar la misma ganancia patrimonial; declarando cada uno la proporción que le corresponda según la herencia.

Finalmente, se recomienda que todos los copropietarios acuerden las cantidades y fechas que especificarán en las declaraciones respectivas del mismo hecho imponible, para evitar discrepancias entre declarantes que pudieran acarrear una comprobación por parte de Hacienda.

En Grupo HOB, contamos con profesionales que estarán encantados de ayudarte en esta materia.