Por norma general, podrán acceder al subsidio de desempleo los trabajadores desempleados que carezcan de rentas mensuales de cualquier naturaleza que superen el 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias, siempre y cuando, hayan estado inscritos como demandantes de empleo durante el plazo de un mes.

No obstante, para poder acceder a dicha prestación es necesario que concurran alguna de las siguientes condiciones específicas:

  • Haber agotado la prestación por desempleo y tener responsabilidades familiares.
  • Haber agotado la prestación por desempleo, carecer de responsabilidades familiares y ser mayor de cuarenta y cinco años de edad en la fecha del agotamiento.
  • Ser trabajador español emigrante que, habiendo retornado de países no pertenecientes al Espacio Económico Europeo, o con los que no exista convenio sobre protección por desempleo, acredite haber trabajado como mínimo doce meses en los últimos seis años en dichos países desde su última salida de España, y no tenga derecho a la prestación por desempleo.
  • Haber sido declarado plenamente capaz o incapacitado en el grado de incapacidad permanente parcial, como consecuencia de un expediente de revisión por mejoría de una situación de incapacidad en los grados de incapacidad permanente total, incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
  • Los liberados de prisión siempre que la privación de libertad haya sido por tiempo superior a seis meses, y no tengan derecho a la prestación por desempleo. Los menores de edad, pero mayores de 16 años que hayan salido de un centro de internamiento, y las personas que hubiesen concluido un tratamiento de deshabituación de su drogodependencia, siempre que el mismo hubiera durado un período superior a seis meses y hayan visto remitida su pena privativa de libertad.

Además de cumplir con alguno de los requisitos anteriores, es necesario haber cubierto un periodo mínimo de cotización para poder beneficiarse. Sin embargo, aunque no se haya cumplido ese mínimo, existen dos casos en los que se podrá acceder, que son:

  1. Cuando hayan cotizado al menos tres meses y tengan responsabilidades familiares.
  2. Cuando hayan cotizado al menos seis meses, aunque carezcan de responsabilidades familiares.

Caso especial es el de los trabajadores mayores de cincuenta y cinco años, que podrán acceder a dichas ayudas siempre y cuando cumplan con alguno de los requisitos explicados anteriormente y hayan cotizado por desempleo al menos durante seis años a lo largo de su vida laboral.

Además, en este caso aunque el solicitante carezca del mínimo cotizado, podrá acceder a la ayuda; si tiene cónyuge y/o hijos menores de veintiséis años, o mayores incapacitados o menores acogidos, por la llamada “carencia de rentas” que se da cuando la suma de las rentas de todos los integrantes de la unidad familiar así constituida, incluido el solicitante, dividida por el número de miembros que la componen, no supere el 75 por ciento del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias .

Cabe destacar, que en cualquier caso, será indispensable, estar inscrito como demandante de empleo en el servicio público de empleo competente, manteniendo dicha inscripción durante todo el periodo de duración porque de no ser así se suspenderá el abono de la misma.

En grupo HOB estamos a vuestra disposición para atender cualquier duda o consulta que os surja sobre esta materia.

Fuente de la noticia:

https://espaciopymes.com/noticias/subsidio-de-desempleo/?fbclid=IwAR0Q0rCfSpMjfQYSdJRfDY_FDlYlDp2HGcioBLBbRIvFP5ma_QvnqOeEM3k

Fuente de la imagen: https://unsplash.com/